VIERNES 28 FEBRERO 2020

En este hermoso día expresa lo que sientes, deseas y anhelas, colocando siempre la voluntad del Señor por encima de lo que se deseas. Lo más importante es tener fe en que nuestro Padre nos escucha y otorga lo mejor.

VIERNES 28 FEBRERO 2020

Padre Amado, te recibo sinceramente como mi vida. Recibo todo el trabajo y el triunfo en tu resurrección, a través de la cual has conquistado el pecado, el juicio y los cielos.

He visto en ti, Padre Celestial, una nueva vida. Tomo mi lugar ahora en tu resurrección y en tu vida, y te entrego la mía en firme compromiso. Sé que fui salvado por la entrega inmensa de tu Hijo. Recibo tu esperanza, amor, fe, alegría, bondad, verdad, sabiduría, poder y fuerza.

Dame la fuerza para avanzar por la vida siendo testigo de tu gracia. Te recibo con agradecimiento, y acepto tu derecho sobre mi espíritu, alma y cuerpo, corazón, mente y voluntad.

Venga la resurrección del Señor sobre mi vida hoy, sobre mi hogar, mi familia, mis bienes y hermanos. Señor, también te recibo sinceramente como mi autoridad, gobierno y dominio. Eres la victoria eterna, eres el dueño del cielo y la tierra. Padre Celestial, eres la luz que vence eternamente a la oscuridad.

El amor es un regalo del PADRE

Señor nuestro, hoy te dedico estas palabras para que una y otra vez podamos refrescarnos y deleitarnos con lo que estás haciendo por nosotros. Te agradezco que podamos tener una fe ansiosa y alegre incluso cuando llegan los dolores, mirando una y otra vez el bien que nos brindas.

Estoy agradecido y quiero estar agradecido siempre. Sé un poderoso Señor sobre los pueblos. Muestra Tu soberanía protegiendo al rebaño, y derramando tu gracia para dar vida a los moribundos y llevar a la resurrección a los que han partido.

Señor, escúchanos y bendícenos. Que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo, para que tu reino triunfe, de acuerdo con tu gran propósito.

Me entrego a ti, Padre, en mi humilde compromiso. Te recibo hoy con mi más sincero agradecimiento por tu amor, que es eterno y todopoderoso como tu propia presencia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *