una madre siempre piensa en sus hijos

El nacimiento de un bebé transforma los esquemas de una mujer, modifica el orden de sus prioridades. En poca palabra “Ser madre te cambia la vida”. La llegada de un hijo implica, sobre todo, un cambio en las prioridades de la mujer, una importante responsabilidad.

Tener un hijo no te hace un padre, pero educarlo, apoyarlo, guiarlo, amarlo, cuidarlo, hacerte responsable y criarlo, sí.

Todas las personas que se ganan el título de padre se preocupan por sus hijos. Con frecuencia se preguntan: ¿Están sanos? ¿Se sentirán felices?

Cuando se es madre nunca estas realmente sola en tus pensamientos. Una madre siempre tiene que pensar en sus hijos. Es por tal razón las madres siempre se preocupan por sus hijos, por su bienestar y por siempre darle la bendición del Señor.

Una madre piensa en sus hijos, día y noche, no importa si están o no con ella, una madre es madre para siempre.

Para una madre sus hijos siempre serán sus hijos, no importa qué edad tengan, ni las circunstancias de sus hijos, ella siempre estará hay para ellos. Aunque muchos hijos no comprendan y valoren el amor de madre, ella nunca se cansa de amar a su hijo.

A veces incluso los hijos adultos son unos desagradecidos con sus madres, pero para ella sus hijos siempre serán el centro de su corazón.

Aunque tu madre te canse, te grite y te llame la atención, te castigue de vez en cuando porque te lo mereces, te repita mil veces las mismas cosas. Nunca la desprecies, ni te enojes con ella, porque nunca encontraras a alguien que te quiera y te amé más que ella y eso solo lo entenderás solo cuando tengas un hijo.

“El amor de una madre es inmensamente grande, es un amor que es eterno porque jamás se marchita.”

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *