Testimonio de cómo Dios salvó a mi Hijo

Hola, hoy quiero contarte cómo Dios realizó un milagro en la vida de mi Hijo; hace aproximadamente dos años, en mi proceso de embarazo, cuando solo tenía 6 meses en el proceso de gestación, estaba acostada en mi cama y de repente siento una patada en mi vientre, pero muy diferente a la que estaba acostumbrada, reviso y siento humedad y salgo corriendo al hospital.

Cuando llegamos al hospital el doctor que nos atendió nos dice que él bebé ya no está vivo, yo estaba muy preocupada y sentía que se me iba el alma del cuerpo, de pronto mi esposo me dice no lo escuche es el maligno que está hablando; el doctor muy sorprendido nos dices que no lo dice por nada malo y mi esposo vuelve y me repite, no lo escuche es el maligno que está hablando a través de él, nuestro hijo está vivo.

Luego llega otra doctora y revisa mi vientre y pudo sentir el pequeño corazoncito de mi hijo, simplemente estaba un poco escondido, pero al haber perdido mucho líquido tendríamos que realizar el proceso de parto lo más antes posible; él bebe nace estable dentro de lo que cabe, pero como todo el mundo sabe un bebé con tan solo 6 meses no está listo para venir al mundo, desde que él bebe nació, espero que la doctora me deje ver a mi bebé y pasaron 6 hora y nadie me da noticia de mi hijo; luego entra la doctora y me dejan sola con ella, y ella me dice: Sabe que tu hijo nació a destiempo y sabe que tu hijo podría nacer con algunas complicaciones, yo muy preocupada le digo a la doctora ¿pasa algo con mi hijo?, ¿debo de preocuparme? y la doctora me dijo que sí, que mi hijo estaba luchando por su vida. Cuando escuche el sí de la doctora mi mundo se derrumbaba, sentí que nada tendría sentido y que si se me iba de mi lado una parte mía se iba a ir con él.

En ese instante pude sentir lo que sintió Abraham cuando mi amado Dios le dijo entrégame a Isaac, entendí lo fuerte que fue para Ti mi amado Dios entregar a tu amado hijo Jesús; ahí pude entender que nunca estamos preparado para que te quiten algo que tanto amas; le pedí a mi Dios desde el fondo de mi corazón, que yo no te pedí ser madre, fuiste tú que me bendijiste con tan maravillosa bendición, ¡por favor pasa de mí esta copa y dame a mi hijo!

Inmediatamente me puse en oración, todos mis familiares y amigos realizaron cadenas de oración para que Dios haga un milagro en la vida de mi hijo. Pasamos toda la noche en oración y al siguiente día la doctora llamó y me dice, que no sabe que paso y que no sabe que nosotros hicimos, pero el niño ha empezado a moverse, el niño recobró el color de piel e incluso tuvimos que amarrarlo porque el niño se estaba despegando todos los cables, un bebé con apenas 2 libras, se movía y tenía la fuerza de un niño que no tenía ninguna complicación.

Ese día Dios realizó un milagro en mi vida, ese día entendí que todas nuestras preocupaciones debemos de ponerlo en tus manos, ese día mi amor hacia ti superó los límites, ese día entendí que tú eres grande y bondadoso. Te amo mi amado Dios y nunca me cansaré de exaltar todos los milagros que has hecho en mi vida. Amén.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *