Ser madre es un privilegio

Por: Altagracia María Ruiz

Las mujeres que han sido madres estarán de acuerdo conmigo que lo más hermoso que le puede pasar a una mujer he ser mamá. Es un privilegio ser madre y más aún cuando son abuelas, porque los nietos son el fruto de esa bendición que el Señor les dio.

El día en el que te conviertes en madre la vida te sonríe, es una experiencia incomparable cuando una mujer se convierte en madre. Los hijos se convierten en la razón de vivir, se convierte en la raíz de nuestra felicidad.

¿Qué es ser madre? Ser madre es una bendición, no existe mejor regalo que la maternidad, donde los hijos son un regalo divino. Ser madre es asumir la responsabilidad de guiar, cuidar y velar por el bienestar de sus hijos.

Las madres nos esforzamos y hacemos todo lo que esta en nuestras manos para que nuestros hijos sean felices. Los hijos son la luz que llega a nuestras vidas, para avisarnos que un nuevo viaje a iniciado, y que tiene el propósito de convertimos en madres.

Existen momentos inolvidables que solo una madre vive, entre ellos:

Sentir como una vida crece dentro de ti

Es hermoso ver como el amor de tu vida se desarrolla dentro de ti, sentir sus movimientos y pataditas, es un momento mágico que solo una madre puede experimentar. He cierto, que el proceso del embarazo con sus malestares suele ser un poco difícil, pero definitivamente vale la pena sufrir el proceso para ver esa criatura hermosa crecer dentro de nuestro vientre.

La primera vez que lo tienes en tus brazos

Muchas mujeres no conocemos que tanto nos ama el Señor, hasta que nos bendice con la oportunidad de ser madre. Cuando tienes por primera vez a tu hijo en tus brazos, no existen palabra para describir tanta felicidad, sin duda alguna es el mejor momento en la vida de una mujer y un recuerdo que nunca olvidará.

Cuando le das de comer por primera vez

Uno de los momentos mas asombroso es cuando tu bebé busca por si solo el pecho de su madre para alimentarse. Como madres nos quedamos asombrada de como un bebé que no conoce nada, y que nadie le ha enseñado, sabe por instinto localizar el pecho de la madre. Es un momento único y asombroso.

Cuando tu bebé agarra con sus manos tu dedo

Cuando tu hijo agarra con toda su fuerza tu dedo, hay sabes que ese pequeño depende de ti, que tienes el deber de cuidarlo y velar por su felicidad. Cuando tu hijo se sostiene de ti, no quieres alejarte de él, y comienza a entender el verdadero amor de ser madre. Son momentos irreemplazables que tenemos el privilegio de vivir, y por los cuales debemos estar inmensamente agradecidas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *