SÉ EL PRIMERO EN PERDONAR

Disculparte de primero no te hace ver como un cobarde, al contrario, demuestra lo valiente que eres. Si eres el primero en perdonar demuestra que eres el mas fuerte. Si eres capaz de olvidar eres el mas feliz.

Como humanos que somos siempre vamos a equivocarnos, cometeremos errores, pero cada tropiezo que tengamos debemos de asumirlo y levantarnos con humildad. Debemos de tener humildad a la hora de perdonar y de pedir disculpas, transmitir compasión y comprensión hacia los demás.

Cuando eres capaz de olvidar, dejas atrás todos los malentendidos, discusiones, obstáculos y decepciones que tuviste.

Sé sabio y aprende de cada fallo, cada descuido y ofensa. Aprende a ser el primero el perdonar y en decir perdón. Es una virtud que tienen “pocos” y que “muchos” deberían de tener y poner en práctica.

Equivocarse es de humanos

Cometeremos muchos errores en la vida, por eso tenemos que aprender a ver lo negativo como algo positivo, a valorar cada error y a ser capaces de aprender de ellos. Equivocarse o cometer un error no es mas que una enseñanza nueva y una invitación a ser mejor cada día.

Habrán ocasiones en que sentiremos que todo nos sale mal, tendremos esos prejuicios estúpidos de decir “siempre me pasa a mi” o “porque nada me sale bien, seré un fracasado siempre” no busquemos la felicidad, somos nosotros mismos quienes decidimos si ser felices.

La felicidad está en ti, no esta en una persona o una cosa. Olvida todos los problemas que te atormentan y regálate una sonrisa. Ilumina tu camino lleno de alegría.

La virtud de pedir perdón

Pedir perdón desde el fondo de tu corazón hace que nos acerquemos a los demás y a entender sus sentimientos. Si pedimos perdón solo por hacerlo, de manera altruista no conectaremos con los demás y nos hará ver mas débil.

Si queremos pedir perdón de verdad y de corazón, debemos de quitar esos prejuicios, como:

  • Tener contacto visual
  • Mirar a las personas a los ojos y explicarle con claridad que nos equivocamos
  • Reconocer que somos lo que hemos fallado y hacernos responsable de todo lo provocado.
  • Pedir perdón sin ser dramático y sentir empatía hacia el otro.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *