diciembre 23, 2019 Por Admin 0

Reflexión sobre la prosperidad

Hoy quiero invitarte a leer estas hermosas palabras que te ayudaran a sentirte mejor contigo mismo. Pongamos en Él todos nuestros planes y metas. 

Padre, hoy me acerco a Ti mediante estas palabras. Quiero reafirmar mi compromiso y agradecimiento por el amor inmenso que depositas en mi vida sin esperar nada a cambio. Quiero decirte lo mucho que aprecio por ser parte de tu obra, y encontrarte en las pequeñas cosas cada día.

Gracias, por llenar los pasillos del palacio de mi existencia. Por guiarme con tu ejemplo hacia senderos rebosantes de esperanza, donde pueda encontrar la ilusión por abrir los ojos en la mañana y cerrarlos al anochecer. Señor, que esta prosperidad y bienestar interior que siento sean dignos de tu alegría.

Hoy te pido por las personas desdichadas o poco prósperas. Ayúdales a ellos también, Señor, a dar con el camino que conduce a tu voluntad. Hazme instrumento de tu paz y amor, y sírvete de este, tu humilde hijo, para aliviar el sufrimiento donde yo pueda ser bálsamo.

Enséñame el camino para hacer de este mundo un lugar donde esa gente se sienta entre hermanos, felices y dichosos. Donde no tenga capacidad, guía mi mano, Padre, y ayúdame a obrar según tu Palabra. Haz de mi el instrumento de tu paz.

Señor, sé que no soy digno de tu gracia. Concédeme la fuerza y la sabiduría para dejar atrás mis limitaciones, superarme y bautizarme cada día en los ríos de tu amor con las aguas de un compromiso renovado. Gracias, Señor, por inspirarme a ser mejor cada día.

Quiero agradecerte por darme el apoyo que tanto necesitaba, por poner personas en mi vida que han cambiado mi tristeza en felicidad, por darme la oportunidad de cambiar los malos habitos. Gracias por permanecer a mi lado y por haberme dado cosas que ni siquiera te pedi.