Oración para pedir a Dios sanidad

Orar a Dios en este día para que nos de salud y nos libere de toda enfermedad que estemos pasando, que nos de la fuerza para enfrentarlos, pero más que nada pedirle que nos limpie y nos libere de toda enfermedad que haya en nuestro cuerpo. 

SAN RAFAEL ARCÁNGEL, hoy vengo delante de ti desesperado, te imploro un milagro en mi vida, te pido que le traiga salud a mi cuerpo. Tú sabes más que nadie mi situación, sabes cuánto sufro, sabes cuánto necesito del poder  que te ha concedido Dios, ten misericordia de mí y trae sanidad a mi cuerpo y a mi alma. Ven a mi vida y levántame de esta cama y trae paz a mi alma, y ayúdame a quebrantar esta enfermedad.

SAN RAFAEL ARCÁNGEL, Tú que eres fuente de salud, acudo a Ti en estos momentos de angustia, te pido piedad en aquellos que te amamos, en aquellos que Tú te has convertido en nuestra niña de nuestros ojos. Sana nuestras heridas, y danos Tú consuelo durante esta adversidad.

Dame fuerza para luchar con esta batalla,  dame temple a mi fe para poder llevar con equilibrio y serenidad esta enfermedad. Yo confió en Tu poder, y sé que cuento con tu apoyo y sé que saldré victorioso de esta enfermedad.

SAN RAFAEL ARCÁNGEL, nunca voy dudar de Tu poder, aunque te suplico que camines conmigo en estos momentos de angustia, esta batalla es muy difícil y si no es con tu ayuda, temo perder. bendito Dios, Tú eres mi escudo, y cuando Tú eres mi aliado puedo superar cualquier obstáculo. Por tal motivo, te suplico que desciendas Tú poder sobre SAN RAFAEL ARCÁNGEL y le ordene que venga a mi auxilio, y háblame con Tu dulce voz diciéndome: estoy contigo y nunca te dejaré solo en medio de la tormenta.

En Tus manos pongo mi salud física y mental, y confió que me llenarás de vida y de salud, y que saldré victorioso y cumpliré la meta que me encomendaste en esta tierra. Amén.

Hacer esta oración con fe y esperanza para pedirle a Dios  que nos libere de toda enfermedad que haya en el ambiente y en nuestro cuerpo, dale gracias a Dios por su amor hacia nosotros y por cuidarnos y preocuparse por cada uno de sus hijos. Orar a Dios diciéndole que sea tu guía, tu protector y su luz. 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *