Dios, ayúdame a dormir sin temores ni angustia.

En esta noche pongo este dulce sueño en tus manos Dios, haz esta poderosa oración que te guiará a que hagas tus peticiones y le des gracias.

Amado Dios, otro día está por terminar y como es costumbre me acerco hasta Ti, para bendecir tu nombre, alabarte y darte mil gracias por haberme cuidado y guiado en cada una de mis actividades.

Gracias Señor, por cada segundo que tuve el privilegio de vivir en este día, por todas las personas con las que compartí, y por los alimentos que llevaste hasta mi mesa. Gracias, por darme fortaleza y sabiduría para cumplir con mis obligaciones, por darme tu mano amiga y tu aliento en los momentos de mayor dificultad.

Ahora que estoy a punto de acostarme para descansar, puedo sentir todo tu inmenso amor, puedo entender que cada circunstancia que hoy tuve que enfrentar, fue una oportunidad para crecer y nutrirme en lo físico y lo espiritual.

Hoy fue un día agotador, y ahora voy a dormir con la confianza de que en esta noche Tú estarás preservando mi vida, la de mi familia y nuestro hogar, de cualquier mal que pueda acontecer. Por favor, cubre nuestra casa con tu poder, líbranos del mal que acecha.

Amado Dios, te ruego que me abrace con todas tus fuerza y nos sostengas durante toda la noche, pues nuestras almas te anhelan y tienen sed de recibir la hermosa plenitud que solo da tu presencia.

Y mañana cuando las primeras luces del sol resplandeciente se asomen desde el oriente, te pido que mires nuestras cargas y nuestras necesidades, nos ayudes a ser mejores personas, amar a los demás como a nosotros mismos y nos des la fortaleza y la seguridad necesaria para luchar con la fuerza de la fe y así en tu nombre y en tu poder alcanzar nuestros grandes deseos y vivir en alegría, bienestar, regocijo, salud, esperanza y prosperidad, Amén.

Hacer esta bella oración cuando está a punto de finalizar el día, te permitirá estar en comunión con Dios, darle gracias por todas las cosas maravillosas que Él hace en tu vida y pedirle que siga bendiciendo tu noche y los nuevos días que están por llegar.

Entrega tus cargas a Dios y ve a descansar con la plena confianza de que Él te ama y estará cuidando de ti, de tu familia y de tu hogar. Qué hermoso es descansar en la paz que solo Dios puede proporcionar.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *