No te avergüences de tu padres

Nunca, pero nunca deberías de avergonzarte de tus padres. Ni del trabajo que tienen, ni como visten, ni de nada. Deberías de estar orgulloso de cómo te han sacado adelante, sin importar nada.

Ama a tus padres, trátalos con cariño, nunca conocerás todo su valor hasta que todo lo que te quede de ellos sean solo sus cosas.

Honra a tu padre y a tu madre no solo es respetarlos, es también ayudarlos en sus necesidades; cuídalos en la vejez, rodéalos de cuidados como ellos lo hicieron una vez con nosotros, en la infancia.

Ama a tu Madre

Tus padres te amaran sin importar que, te seguirán amando aunque los desprecies, los ignores, le hables mal o te avergüences de ellos. Ama a tu madre “Recuerda Madre solo hay una”.

No hagas llorar a tu madre, mientras la haces llorar, muchos desearían tener una madre a quien abrazar, cuidar y amar, muchos darían todo por tener a su madre con vida. Valora a tu madre y todo lo que hace por ti, no te dará riquezas pero es todo lo que ella te puede dar.

No dejes nada para “después”, porque en la espera del “después” tú puedes perder los mejores momentos con tu madre.

No seas indiferente, agresivo, malcriado, malagradecido y abusivo. Es lo peor que puedes hacerle a tu madre.

Ama a tu Padre

Tu padre no tendrá riquezas, pero nunca te fallara, nunca te faltara ropa, zapatos o comida. No te avergüences de su trabajo, no lo desprecies, con el tiempo entenderás que todo lo que hace lo hace por ti.

Deja que envejezca con el mismo amor que él te vio crecer. Déjalo VIVIR y procura hacerlo feliz.

Recuerda que ahora eres hijo y algún día serás padre y según tú eres, así o peor serán tus hijos porque la vida se encarga de pasarte factura al final.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *