febrero 11, 2020 Por Admin 0

No importa la distancia hermana, nos une el corazón

Hermana, aunque la distancia nos separe, nuestros corazones siempre estarán unidos.

No importa si estamos una al lado de la otra, o estamos a kilómetros de distancia, siempre estaremos unidas por el amor que nos tenemos pase lo que pase.

No importa el tiempo y la distancia, siempre estaremos juntas. Nos une un lazo muy fuerte y son nuestros padres, no importa lo lejos que estemos; esos rostros que compartimos tienen gestos semejantes y una misma forma de reír y de mirarnos con la misma complicidad de siempre.

Hermana, contigo comparto un pasado, experiencias y un legado emocional que se ha construido de una forma particular. Cada vez que nos juntamos, hablamos o me recuerdo de ti vienen aquellos años de infancia donde peleábamos por la ropa, donde discutíamos por cualquier tontería.

Las hermanas te dan un apoyo imprescindible

Gracias hermana por darme seguridad, por tener fe siempre en mis habilidades y por recordarme siempre cuales son mis defectos, esos que arrastramos desde la infancia y que aún no hemos arreglado.

Hermana no importa la distancia siempre que necesito de ti, estas ahí. Me das los mejores consejos y me adviertes de las consecuencias que pueden pasar de las acciones que haga. Gracias por ser transparente conmigo, por no tener pelos en la lengua para decirme unas cuantas verdades.

Sé que quieres lo mejor para mí, así como yo quiero lo mejor para ti. Siempre contaras con mi apoyo, a pesar de que peleemos, discutamos o no estemos de acuerdo en algo siempre contaras conmigo.

Hermana te extrañare mucho

Hermana aunque nos separemos, siempre te tendré presente. Gracias por ser la mejor hermana del mundo. Eres digna de admirar, sigue tus sueños siempre y recuerda que siempre seré aquella a quien puedas contarles todas tus inquietudes.

No todos tienen el lujo de tener una hermana como la que tengo, y es que eres una mujer luchadora, valiente, fuerte, y tantas otras cosas más, que nunca acabaría de mencionarlas.

Hermana tengo la dicha de que eres mi mejor amiga, eres aquella que interpretan miradas, entienden los silencios, perdonan errores, guardan secretos, secan lágrimas, ríen sin parar y dicen las cosas como son.

Sé que no compartimos todos los gustos pero compartimos nuestras vidas y sueños. Gracias por ser mi cómplice de todas esas aventuras. Gracias por extender tu mano cuando más la necesitaba.

Te quiero mucho hermana querida, te quiero por cómo eres, por recibirme y por abrirme las puertas sin preguntarme que me pasa; solo me sonríes y me abrazas; eres quien mejor me entiende. De mi parte siempre habrá un lugar para ti.