abril 11, 2020 Por Admin 0

Los abuelo no se van, duermen en nuestro corazón

Entre las personas que más queremos en la familia son los abuelos. Es un sentimientos muy hermoso y difícil de igualar. Es un sentimiento intenso que nadie podrá ocupar su lugar.

Los abuelos son personas únicas, son tiernos e in-reemplazable. Todo nieto ama a sus abuelos porque son aquellos cómplice que abraza sus caprichos. Los abuelos son compresivos, y son aquellas personas que marcan nuestra infancia y nos guían en nuestras niñez.

Es por tal motivo, que aunque ellos no estén en vida con nosotros, no se puede olvidar a ser tan especial. Pues sus vivencias y valores seguirán presenten en nuestras memorias. Los abuelos no se van, simplemente duermen en nuestro corazón, los abuelos son eso recuerdos  benevolente y de ternura difícil de olvidar e inclusive son aquellas figura que han quedado impregnada en nuestras memorias.

Mantener viva su memoria, es lo mejor que podemos hacer por esas personas que amamos y que fueron significativa en nuestras vidas. Y aunque nos hagan mucha falta, tenemos que aceptar que es ley de vida que todo en algún momentos tenemos que partir.

El legado que nos dejan lo abuelos

Cuando los abuelos pierden la vida, el legado que dejan no tiene nada que ver con vienes materiales, su legado son aquellas enseñanzas y valores que nos enseñaron a través de su vivencias. La mayor herencia que nos dejado nuestro abuelo, es que el amor, la humildad y el respecto son la base fundamentar para alcanzar la felicidad.

Sus consejos son legados que van a quedar plasmado en nuestra vida, y que vamos a ir trasmitiendo a nuestra futura generación, y que siempre vamos a recordar.