Enfermo, Tienes que ser valiente

Que todas las personas que están luchando por su vida en algún hospital ganen su batalla.

Estar enfermo es unos de los peores miedos que se pueden tener, es terrible. Nos da miedo saber que estamos enfermos, nos da miedo el pensar que no podremos sanarnos.

Tienes que ser valiente

El enfermo es consciente de lo que tiene y lo grave que es su situación, es consciente del miedo de sus familiares y como le afecta su enfermedad a los demás. Por eso, él trata de ser fuerte y valiente para que todos aquellos que están a su alrededor no se sientan triste, siempre que pueden regalan una hermosa sonrisa a sus familiares diciéndole: “Estoy bien, no se preocupen por mí”.

Lo que menos quieren es que su familia se sienta mal y ser causante de más “molestias”. El enfermo siempre necesitara cuidados especiales como alimentarlo, llevarlo, traerlo, moverlo y en algunos casos limpiarlo.

El enfermo a pesar del sufrimiento y dolor que tiene en su cuerpo, también se le suma otro en su mente y es el de la culpa; culpa por hacer preocupar a su familia, por causarle tristeza y preocupación.

No es nada que la familia siempre quiera ayudar, es algo que viene desde el corazón. La familia siempre se apoyaran entre si y se cuidaran uno a los otros. Pero esta en nuestra naturaleza intentar evitar sufrimiento y dolor a nuestros seres queridos y por eso cuando estamos enfermos, intentamos mantener la calma y una actitud positiva.

Es correcto decirle al enfermo “anímate y no te preocupes”.

Muchos nos empeñamos en decirles a los que tienen una enfermedad que sean optimistas, que sus ánimos no decaigan, que sean fuertes, pero en realidad no sabemos lo que estamos pidiendo. Nosotros, los sanos nos aterrorizamos por la enfermedad que tiene un ser querido u otra persona y exigimos al enfermo a que sea fuerte cuando ni siquiera nosotros lo somos.

Pero aun así tenemos que apoyarlos y hacerle saber que estamos para ellos. No importa que tan complicada sea la situación del enfermo. Si este es arrasado en llanto, en dolor y terror,  nosotros tenemos que abrazarlo y decirle “no sé qué pasara pero aquí estaré contigo, ayudándote en todo lo que pueda, acompañándote en este miedo que siento contigo”.

Tu que etas leyendo esto, si estas enfermo o tienes un familiar enfermo, se fuerte por ti y por tus seres queridos. Aunque estemos aterrorizados, tenemos que reflejar que a pesar de que tenemos miedo, tenemos esperanza de que todo saldrá bien.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *