febrero 14, 2020 Por Admin 7

El verdadero amor es Mamá

El verdadero amor de tu vida es tu mamá. Que dobla las rodillas pidiéndole al Señor que te proteja. Una madre sacrifica muchas cosas en su vida solo para ver una sonrisa en tu rostro. Nadie es más real que tu madre, ella te dirá las cosas en la cara y luego en soledad rezará por ti y por tu bien.

Nuestras mamás son unas joyas preciosas, le pido al Señor que Bendiga, Guarde, Proteja y Acompañe siempre a cada una de ellas. Que Nuestro Padre les conceda las peticiones de su corazón y le deseo de corazón: Paz, Amor, Salud y Felicidad para cada una de ellas.

Que tristeza ver como algunos hijos descuidan y hacen sufrir a sus madres. Muchas veces las madres le dan un consejo a su hijo y ellos no aceptan ese consejo. Pero como madre uno se postra ante la presencia del Señor y reza ante esa decisión, que si es para bien que los ayude y le abra puestas, y si no es para bien, que lo proteja en sus decisiones. Al final el Señor le responde, porque el siempre escucha la petición de una madre.

Una Madre que ama a sus hijos siempre vive preocupada por sus hijos, y me desgarra el corazón cuando los hijos le hablan mal a su mamá sin ningún motivo. Ellos quizás ven a sus madres como un fastidio porque ella siempre vive pendiente que, si comieron, que donde se encuentra, con quien sale y que si se siente bien.

Pero lo que nos ven esos hijos, es que no hay, ni habrá una persona que se preocupe por ellos más que su mamá. No le ropas el corazón a tu madre, ama a tu madre, cuídala y protégela y valora cada minuto que pases con ella. Porque cuando ella no este, te va a hacer falta quien te pregunte que, si comiste, donde te encuentra y si te siente bien.

“Nunca le rompa el corazón a tu madre y nunca la haga sufrir, ella es la única que estará contigo siempre, no importa quien venga, ella debe ser tu prioridad.”