abril 12, 2020 Por Admin 0

¡Cuanto extraño a mis nietos!

La mejor medicina del mundo, son los abrazos de los nietos. ¡Cuánto los extraño en estos momentos!

Los mejores abrazos para fortalecerte y sentir paz y alegría son de los nietos. Te abrazan con esos bracitos tan tiernos. Sus abrazos son tan tiernos, inocentes y te lo dan con un amor puro y sincero.

El calor inmenso que te dan los nietos cuando te abrazan te transmite serenidad y esperanza. Ver esa hermosa sonrisa dibujada en su rostro nos causa nuevamente estar vivo y motivado para enfrentar lo que venga y seguir luchando para ellos ante todas las adversidades y crisis que existan.

Mis nietos lo son todo para mí. Son mi vida entera y soy capaz de dar mi vida entera por cada uno de ellos, porque verlos sonreír me causa mucha alegría, felicidad y satisfacción, hace que mi mundo se ilumine y me envuelven en su dulzura y ternura.

Agradecida estoy porque mi Señor me dio unos nietos maravillosos y están lleno de salud. Gracias por cuidarlo y protegerlo siempre, por no desampararte de ellos en estos momentos tan difíciles.

Soy inmensamente feliz de verlos bien y saludable. Con paciencia y dándole tiempo al tiempo sé que volveré a verlos y poder abrazarlos muy fuerte.

Mis nietos son luz para mí, con simplemente verlos, tocarlos, abrazarlos y besarlos mi vida y mi día cambian en un instante. Sus ocurrencias me causan risas y tranquilidad.

Soy afortunada porque mis hijos y mis nietos son unos tesoros y siempre cuidan de mí y me tienen presente. Gracias mi Señor por darme una familia tan maravillosa.