abril 8, 2020 Por Admin 0

CUANDO CAMINEMOS, SEAMOS MAS HUMILDE

Tal vez cuando volvamos a caminar, caminaremos más despacio, más cercanos, más humildes, más humanos.

Hoy en día debemos de abogar la paz y estabilidad en el hogar. Debemos de tener esperanza de que todo estará bien, debemos de tener a nuestro Padre Jesús como modelo para ser humildes y saber perdonar.

Después de todo este caos caminemos juntos, caminemos despacio y aprovechemos cada segundo. Seamos más humanos y más empático.

Hasta el día de hoy el mundo está lleno de orgullo y de vanidad. Solo nos interesa o interesaba el trabajo, dinero y los lujos. Por eso, para ser humildes todos los días, debemos de imitar a nuestro Padre Jesús y dejar de ser como nosotros.

Hoy debemos de pensar como haría Jesús esto, como se sentirá al hacer un buen acto. Si seguimos cada paso de Jesús, seremos mejores personas y nos sentiremos mejor con nosotros mismos.

Seamos más humilde en nuestros hogares, con nuestra familia, esposas o esposos, con los hijos, con los compañeros del trabajo, con los vecinos, con todo el mundo.

No dejemos que la humildad sea efímera, que solo seamos humilde cuando nos conviene. Aprendamos a no dejar esa costumbre y no olvidar una de las cosas más hermosa que nos enseñó nuestro Padre.

Aprendamos a ser humilde siempre, a ser como nuestro Señor Jesús, aprendamos a ser su reflejo, a ser como Él cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo. Si somos como Él, muchas personas trataran de seguir el buen camino y seremos muchas personas como él y  menos como nosotros.

Sé que muchos cambiaremos después de que todo lo malo pase, seremos más humilde, más comprensible y aprenderemos a aprovechar todo lo que nos rodea como el aire, la naturaleza, las personas, TODO.

Por eso Señor, siempre debemos de agradecerte porque todo lo que nos das es una enseñanza nueva y es para nuestro bien.