marzo 11, 2020 Por Admin 0

Como superar tus miedos al futuro desde ahora

Tengo miedo en este momento de mi vida. Porque tengo que tomar decisiones. Decisiones de quien soy, que quiero, para donde voy y que haré el resto de mi vida. Y tengo miedo de equivocarme.

Tengo miedo a no ser fuerte, a no superar los problemas y los obstáculos que se interpongan en mi camino. A equivocarme en los momentos y en las cosas más importante de mi vida.

Cómo superar el miedo al futuro y a lo que pueda suceder

Nos pasamos la vida imaginándonos como estaremos en el futuro, si nuestra vida seguirá igual de monótona, si tendremos un trabajo que no nos gustará o haremos algo del que no nos sentiremos satisfecho. Tenemos miedo a perder o a seguir la vida que tenemos actualmente.

Anhelamos ser mejor en el futuro y nuestro peor miedo es quedarnos estancado y no avanzar.

No te preocupes, el 95% de nuestros pensamientos se lo dedicamos a cosas que nunca pasarán. Vivimos en un mundo donde nos preguntamos a cada rato “¿Y sí?”, eso nos provoca miedo, angustia, tristeza y desesperación.

Siempre tendremos un sin números de ¿Y sí? Como estas:

¿Y si fracaso en mi negocio o trabajo, que haré con mi vida?

¿Y si no lo logro?

¿Y si termino sola y sin nadie en mi casa?

¿Y si le pasa algo a mis hijos?

¿Y si enfermo y no puedo sostener a mi familia?

¿Y si nadie me llega a querer por mi carácter?

Es curioso, pero siempre sufrimos por lo que pensamos que nos puede pasar en el futuro, por cómo será nuestra vida en unos años, si nos ira peor o igual. Es una pregunta que nos corre la mente y que nos hace daño, más que lo que realmente nos pasa en la actualidad.

Pensar en el futuro es un poco doloroso

Todos alguna vez viajamos al futuro de cómo será nuestra vida en unos años. Nos imaginamos cosas positivas, donde planificamos y predecimos lo que será de nosotros. En muchas ocasiones nos imaginamos cosas increíbles donde eso nos hace marcar un rumbo, una meta, un camino que trazar y nos permite saber hacia dónde dirigirnos.

El problema es cuando pensamos de más, comenzamos a imaginarnos lo peor de todo, lo malo que nos puede pasar, aunque no tengamos ni la más mínima prueba de ello o cuando vivimos en pánico por perder todo lo que hemos conseguido.

Ahí es cuando nos preocupamos por cosas que aún no hemos conseguido o por cosas que podemos perder.

Nuestra realidad se distorsiona por culpa de las preocupaciones en el futuro e interpretamos cosas, hechos que nunca llegaran a ser.

¿Te gustaría saber que será de ti en el futuro?

En la vida quisiéramos encontrar a alguien y que nos diga: tranquila todo te ira bien, no vas a sufrir en el camino, no te pasara nada malo. Todo te saldrá bien y te pasaran muchas cosas buenas.

Pero “NO“, eso no es posible. Nadie te puede garantizar nada. No puedes controlar tu vida como unos vídeo juegos, no puedes adivinar lo que te pasara porque la vida es impredecible.

Da gracias porque tienes la oportunidad de vivir cada día al máximo. Si supieras lo que te pasara en el resto de tu vida como si fuera un guion, la vida no tendría sentido. Apuesto a que no te gustaría tener una vida donde sabrás toda tu vida.

Crea tu futuro, vive cada día como si no hubiera un mañana, ábrete a hacer y a experimentar cosas nuevas. Tener incertidumbre de lo que nos pasara mañana y de cómo seremos mañana es lo mejor que nos puede pasar.

Eso significa que desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos un sin números de pruebas que enfrentar y eso es lo maravilloso de la vida.