AÚN PUEDO HIJO

Estas hermosas palabras te haran ver que debes de aprovechar y disfrutar de tu madre. Te haran ver cuanto debes de amarla y cuidarla. 

Llévame a la calle, hijo, mis piernas aun están buenas; no importa el rumbo, caminando a tu lado no me sentiré vieja.

Invítame a tu hogar, hijo, permíteme compartir contigo y tu familia un domingo en la mañana; compartir tu buena mesa y sentirme acompañada.

Por favor hijo mío háblame con cariño, no me hables duro, no me retes, ni te alteres; ya somos un poco mayores y mientras más pasan los años más nos comportamos como niños nos gusta que nos mimen, nos sonrían sin desaire.

Diviértete y festeja mis ocurrencias, no me critiques por mis acciones, por las locuras que haga; sé que a veces mis ánimos están muy por debajo pero te prometo que seré valiente y sonreiré a pesar de lo mal que me sienta.

ESCUHA ESTAS PALABRAS:

No me alejes de tu lado, no me apartes de ti, no me hables mal, no me regañes; solamente pido que me dedique un poco de tu tiempo y contemplar tu cara y presencia.

No me dejes sola, no permitas que me ponga triste, no me metas a la cama sin darme un abrazo tuyo; Los doctores no siempre tienen la razón, mi dolor puede ser del alma, puede ser emocional.

TÚ QUE ESTAS LEYENDO ESTO

Si tienes aun a tu madre contigo amala, cuídala y protégela. Ella lo dio todo por ti, se sacrificó para que seas una mujer u hombre de bien. NO LA ABANDONES, pasa tiempo con ella así como ellas lo hicieron por ti en tu infancia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *