Epístola I de San Juan 1,5-10.2,1-2. Dios es luz que ahuyenta nuestras angustias y miedos, y en él no hay tinieblas, y solo tiene amor para dar. Y sí que queremos entregar nuestra vida a él y caminamos por valle de...