Epístola I de San Juan 4,11-18. Queridos hermanos, si Dios nos ama tanto, debemos dar el ejemplo amándonos unos con otros. Nadie ha visto nunca a Dios: pero si nos amamos unos a los otros, Dios vive y permanece en nosotros...