Oración de sanación al Sagrado Corazón de Jesús por la salud del cuerpo y alma

Si crees en el poder de la oración, déjame saber tus plegarias y vamos a orar por Ti. Hoy te invitamos hacer esta bella oración al sagrado corazón de Jesucristo, para que traiga sanidad al cuerpo y al alma.

Sagrado corazón de mi amado salvador, me abandono en Ti, porque tú eres mí esperanza y me refugio en los momentos difíciles. Tú eres la cura para todas mis heridas, mi apoyo en todas mis angustias, mi luz en medio de la oscuridad, la expiación por todos mis errores y el consuelo de mis oraciones.

Tu mi DIOS, siempre me recibes con los brazos abiertos, nunca te cansa de mí a pesar de todas mis fallas, tú me amas con todos mis errores y defectos y me demuestras cada día que me amas con tus infinitas bendiciones.

Dios mío, te pido a través de tu dulce y compasivo corazón, que tengas piedad de mí. Te pido que derrames sobre mí tu gran misericordia, y haz de mí, y para mí, y en mí, Tu santa voluntad. Me entrego en cuerpo y alma a Tu sagrado corazón para que traiga sanidad a mi vida.

Tú que me dices que descarguemos todas nuestras cargas y preocupaciones en tus manos, acude a mí y llévate todos mis pesares, déjame sentir el cálido calor de tus manos sanadoras y posa sobre mi cuerpo un milagro de sanidad.

Que mi alma sea tocada por tu compasión, que sea un ejemplo de bendición, de que, si acudimos a Ti, todos nuestros problemas están resueltos. Oh mi Dios, toca mi corazón, mi mente, mi boca y mi alma. Enséñame Sagrado corazón el camino de bendición, ayúdame a través de mi a llevar a otros por tu camino de bendición.

Sagrado corazón de Jesús, te pido que me conceda salud, a Ti siempre acudo porque eres fuente de bendición, te pido fortaleza y vitalidad a mi cuerpo, cúbreme con tu santo manto y despoja todo rastro de enfermedad. Amén.

Si haces esta oración con Fe, puedes tener la certeza que Dios te escucha y que siempre está a tu lado. Deposita todas tus cargas en Él, porque Él es todopoderoso y nunca te abandonará en los momentos de dificultad, sigue adelante con gozo y entusiasmo, pues Dios ha destinado grandes cosas para bendecir tu vida.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *